viernes, 11 de enero de 2008

Un (nonato) recuento de 2007

Pues vaya mierda me ha resultado comenzar a actualizar este espacio en 2008...

No se me ocurrió mejor idea que cambiar Detexto decirte... de una cuenta Blogger a otra (para minimizar la cantidad de correos y "personalidades" que tengo flotando por allí) y todo se volvió un zaperoco.

Primero, se perdieron los enlaces a la mayoría de las imágenes publicadas en el blog: algún visitante de los post viejos se habrá dado cuenta de que aparecían cuadritos vacíos en su lugar. Este problema ya está casi resuelto en su totalidad —tuve que buscar las originales en al menos 3 máquinas, incluso hacer alguna sustitución— pero de resultas hay algo positivo: Google ahora guarda en un álbum Picasa web las imágenes que uno publique en los posts de Blogger. Así, estarán todas a buen resguardo de ahora en adelante...

Después —más trágico aún— perdí y para siempre las estadísticas de más de seis meses de Google Analytics, por haber eliminado la cuenta desde la que me registré en esa herramienta. ¡Y con esas estadísticas pensaba cerrar el 2007! Las frases de búsqueda más inverosímiles, que enviaron a sus autores a este blog, eran material suficiente para el post más hilarante en toda mi historia... perdidas. ¡Los sitios web de referencia, que alimentaron de valiosos lectores mis escasas y escuetas historias!... irrecuperables. La cantidad de lectores diarios y mensuales... (eso, menos mal que se perdió: ¡daba pena!).

Sólo me quedó volver a registrarme en el servicio, y volver a empezar, con 2008, la recopilación de datos... y me queda también tratar de recordar, sobre todo para agradecer, las principales fuentes de tráfico de este sitio: la mayoría de los que leyeron Detexto en 2007 cayeron acá desde motores de búsqueda, pero cuando se trató de otros sitios —blogs, la mayoría— fueron de valiosísima ayuda Lascivus, con su Depravario (somos como gemelos de blog, estoy convencidísimo); Daniel con su vida desde allá (y junto a Aloner cuando no se ven bien...); Saucisse desde París y sus hormigas; aunque ande perdido, Patacaliente y su sitio "homónimo con el mismo nombre" (como leí en algún periódico caraqueño); Willy, el travieso, que se mudó pero sigue tan imprescindible; Juanjo con su ¡divinísimo! catálogo capitalino-subterráneo de culos e historias...

A todos ellos —y Diossss, estoy seguro de que dejo a alguno fuera, ruego perdón— les debo ¡unos cuantos! de sus lectores, que se dejaron caer para acá desde sus sitios... ¡Gracias mil! Espero me sigan visitando, que yo espero seguirlos entreteniendo.

* * *
Y sin más, la "preventa" de este año (qué compromiso, diosmío): ¿qué estoy preparando ahorita para publicar? Que recuerde, una continuación con mi pana Franela —¡el carajo llamó! ¿será que está leyendo mi blog? Al día siguiente de publicar sobre lo perdido que estaba, se aparece... Viene algo bueno, seguro—; la historia de vigilantes serviciales de Lascivus me hizo recordar y comenzar a esbozar una saga de aventuras con obreros de construcción, nada menos; unas reflexiones sobre el servicio que me hizo perder gran parte de mi tiempo conectado a finales de año (y sobre sus usuarios): badoo y otras redes de contactos...

Y bueno. Si me extiendo en la lista, pierdo; mejor dejarlo hasta allí para levantar un poco las expectativas, pero sin dármelas de prolífico:, que una mala reputación me precede y debo luchar contra ella... ¡En fin, como me dijo uno por allí en su comentario-regaño, a escribir, pues!

3 comentarios:

  1. ¡Eres lo máximo!

    ...Estoy seguro que pocas cosas pueden ser más pavosas que una sesión de mutuas alabanzas, pero en este caso hay que tomar el riesgo y es que, mijo: ¡Usted es la estrella de la narrativa blogera gay latinoamericana! ¡Qué talento para ensartar palabras y qué chispa para darles contenido!
    ...Lo de Franela leyendo el blog desde un ciber y reportándose ipso facto es para mearse de la risa.

    Ya te he dicho varias veces que eres mi gurú y uno de los padrinos mágicos de mi blog...

    ...La historia de Peralta cobró forma e interés leyéndote, como muchas otras de mis entradas, así que ¡Vaya contubernio intelectual! ¡me encanta! :o)

    Lamento no entender un puto comino acerca de lo que te pasó con el blog, los cambios y las pérdidas. Yo, que con mi blog pensaba que venía emergiendo de los mares del analfabetismo funcional y vienes tú a dejarme como a Carreño con la pregunta de la corbata LV: 'haciendo cui cui'...

    En todo caso, menos mal que sigues aquí, donde te busco todos los días, porque si el no encontrar nuevos post entristece, lo de pelarse la frente contra un 'página no encontrada' debe ser para caer hecho fiambre.

    Noooo, y ¡Dónde me dejas la preventa! ...Hay que apertrecharse de cotufas porque la próxima temporada promete.

    Por último, revisa bien tus curucuteadores virtuales porque, según veo en mi peorro 'Feedjit' a Depravario la gente llega desde acá, así que si los ves ingresar por mi blog, en todo caso, será porque se devuelven en carrera ¡Y NO LOS CULPO! jajaja

    Abrazos cariñosos y compincheros,

    ResponderEliminar
  2. hasta que apareciste, estabas mas perdio... que yo. saludos, xau.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Feliz año!

    Lamento tus perdidas, lo bueno es que recordaste a tus lectores (eso es bueno) espero poder leerte más seguido, póngase a escribir a ver si este año nos vienes con mejores posts (contando con que los del año pasado fueron difíciles de superar) bueno cuídese y seguimos leyéndonos.

    Saludos. ;)

    ResponderEliminar