lunes, 16 de julio de 2007

Un acceso de penita

He estado comentando recientemente en varios blogs, y algunos de quienes los escriben me han venido a leer. En sus respuestas a mis saludos he percibido un cierto elemento de precaución o cortés distancia, que me ha puesto a pensar acerca del carácter "explícito" de mis contenidos. Me he preguntado si tal vez no estoy siendo muy gráfico. Un repentino pudor verbal me atacó.

¿Soy muy procaz? ¿Tal hay vez demasiado detalle escabroso en mis relatos? Abrí este blog para poder comentar algunos hechos de mi existencia que no son del dominio público. Igual son mis inquietudes, experiencias, dudas. Como las de cualquiera. Cualquiera gay, digo. Y creo que lo explícito no es gratuito o pornográfico: forma parte de la médula de cuanto quiero decir.

Tal vez me he puesto monotemático con los últimos cuentos; otros posts se han quedado en el tintero por la avalancha de continuaciones que lo de Franela ha tenido. Hay que variar... pero el centro de este sitio será siempre el mismo: mis experiencias y dudas como hombre gay. Hay relatos que tengo que sacarme de la cabeza, y sólo encuentran asiento acá. Hay preguntas que me hago que quienes comparten conmigo en este espacio quizá también se hacen y pueden ayudarme a responder. Hay una cantidad de gente increíble que he contactado a través de este blog, que si se ha mantenido cerca es porque algo me ha estado saliendo bien. Creo.

Sus respuestas me orientan, espero poder seguir siendo leído y criticado. Gracias.

4 comentarios:

  1. Hola!
    Gracias por visitar mi blog, estuve enfermo una semana de una asquerosa bronquitis, no pude escribir o contestar a mucha gente durante ese tiempo, ahora estoy mejor, aunque no puedo hablar mucho, pero si escribir.
    Bueno con respecto a tu tema, creo que tu sexualidad es tuya, si decides escribir tus experiencias en tu blog, es tu blog, habrá gente que lo critique, otros que lo verán con resistencia, otros que les gustará mucho, otros que querrán saber de ti através de tus relatos y mucha gente que pasará a visitarte leerte, reírse, pasarla bien y dejar un comentario, sin pensar pendejamente, que quizás los demás los veremos como gay o no, que eso es una tontería claro.
    Tu escribe lo que quieras, es tu blog. Mientras yo si pasaré a leerte, porque me da la gana, jejejejejeje!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Tri, por el comentario... Vino, como ves, antes que los de (suponía yo) regulares lectores, pero así es la cosa por estos vecindarios digitales...
    PS: ¡Tus pantalones de los Simpson están arrechísimos!

    ResponderEliminar
  3. Pues la verdad nunca me he preocupado por cuan explícito soy ya que así soy con las personas de confianza y pues internet es un sitio en el que siempre me voy a a sentir en más confianza y tu puedes ver que tan explícitos son mis historias y mis otras historias; claro que debo confesarte que en alguna ocasión, una de mis mejores amigas no podía entrar a mi blog y me tocó leerle una historia por teléfono: ¡NUNCA me había sentido tan apenado en la vida!

    ResponderEliminar
  4. ¡Ja, ja, ja! Yo creo que no podría leer estas cosas en voz alta a nadie... A lo sumo, cuando quiero que lo lean, suelto como quien no quiere la cosas: ya actualicé...

    Gracias por visitar & comentar.

    ResponderEliminar